Insights Solutions SAS
Analfabetismo computacional

Tag: nuestro

Analfabetismo computacional

Tag: nuestro

1660166093_16591005897298.jpg
Innovación

Analfabetismo computacional

Por qué no sabemos leer el lenguaje con el que se escribe nuestro mundo (y no lo remediamos)

Ana Botn, la Reina Letizia y Pedro Snchez se unen al apoyo de grandes líderes mundiales como Barack Obama, Bill Gates o Marck Zuckerberg a la plataforma Code.org, que promueve desde 2013 que se enseñe programación en el sistema educativo

Un ni
Un nio introduce bloques de programación gracias a Sractch en un ordenador portátil.

  • Concurso Granos de trigo en tokens, créditos para los ‘sinbanco’ , identidad digital descentralizada… La disrupción del blockchain y el metaverso en seis proyectos premiados
  • Finanzas Como ayudar a los ms mayores a sobrevivir en el mundo digital

 

Barack Obama, Joe Biden, Bill Clinton, Justin Trudeau, Bill Gates, Jeff Bezos, Mark Zuckerberg, Malala, Richard Branson, la reina Letizia, Pedro Snchez, los cuatro expresidentes de la democracia española… La lista de personalidades del mundo de la política, la empresa, la cultura y la educación que han mostrado su apoyo a Code.org en los últimos años es larguísima.

Todos ellos están de acuerdo en que es necesario promocionar el aprendizaje de la programación en los sistemas educativos de todo el mundo. Un consenso al que se acaba de sumar Ana Botn. Enseñar matemáticas a los niños y niñas desde muy pequeños es fundamental, porque las mates son el lenguaje de la era digital, ha asegurado la presidenta de Banco Santander, que destaca el hecho de que la programación y la tecnología están en el corazón de muchos de los proyectos de las empresas que se están creando hoy en España y en el mundo.

Efectivamente, el aprendizaje de los lenguajes de programación se considera la gran alfabetización funcional del siglo XXI, que ser decisiva para acceder al mercado laboral en el futuro inmediato, si no lo es ya. Esa es la idea que la ONG estadounidense Code.org lleva defendiendo desde su fundación en 2013, y desde 2020 en el clster específico que ha creado para Europa, Oriente Medio y frica (Emea).

Contar con el apoyo de Ana Botn es muy importante, porque dirige una empresa global y esta comprometida personalmente con la educación y con la digitalización, asegura Fran Garca del Pozo, director de Code.org para Emea, quien subraya como 70 millones de estudiantes de todo el mundo se han beneficiado ya del proyecto y dos millones de docentes tienen cuenta registrada en la plataforma.

Precisamente, la falta de capacitación de los profesores es uno de los cuatro problemas que frenan esta alfabetización computacional. Las otras tres son el desconocimiento que existe en la sociedad sobre la trascendencia que tienen estos lenguajes en nuestra vida diaria y en el mercado laboral; la baja participación de las mujeres en las carreras STEM y las dificultades que se encuentran muchas empresas para cubrir ciertas vacantes por falta de perfiles digitales.

Y lo cierto es que, en conjunto, este es uno de los pocos desafíos educativos de nuestro pas en los que la batalla ideológica no parece ser un lastre: los planteamientos de Code.org los han apoyado desde el presidente del Gobierno al de la Junta de Andaluca, Juanma Moreno, pasando por buena parte de las fuerzas políticas del arco parlamentario.

Es fundamental, si no lo hacemos España perderia en competitividad, en productividad y en bienestar

Fran Garca Pozo, director de Code.org para Europa, Oriente Medio y frica

No hay nadie que nos haya dicho que no, celebra Garca Pozo, quien destaca la importancia de suscribir Pacto de Estado de Programación. No podemos construir una Espaa de dos velocidades, advierte. El respaldo ha llegado también de multitud de empresas del IBEX que, como Banco Santander, son conscientes de la importancia que tiene promover este tipo de formación para el futuro del país. Es fundamental, si no lo hacemos España, perder en competitividad, en productividad y en bienestar, enumera el director de Code.org para Emea.

Gracias al gran respaldo institucional y econmico recibido por Code.org, mil docentes espaoles han sido formados ya en programacin, aunque el objetivo, segn Garca Pozo, es llegar a cientos de miles. Seran unos buenos cimientos desde los que construir el cambio.

Conforme a los criterios de

Source link

16458930519427.png
Innovación

¿Seremos inmortales en 2045? Esto es lo que la ciencia debe lograr para que podamos descargar nuestro cerebro en un más allá virtual


  • Humanismo Por qué la cuarta revolución industrial ha puesto de moda la filosofía: cinco años de aumento de matriculaciones tras 30 de caída
  • Formación Computación en la nube: la educación en la era Amazon

La ilusión de una primera vez, la apatía de los domingos por la tarde, la belleza de un atardecer, los nervios antes de un examen, aquel viaje inesperado, un abrazo justo a tiempo… La vida son momentos, a veces especiales, otras intrascendentes, y en ocasiones vividos con tanta intensidad que quedan registrados en algún lugar de nuestro cerebro y forjan nuestra memoria, nuestra identidad y nuestra forma de entender (y afrontar) la vida.

Los recuerdos, incluso los amargos, son mejor que nada. Una manera de permanecer a través del tiempo y emociones a las que nos aferramos ante nuestro peor miedo: la muerte. La eterna encrucijada de querer ser lo que ya nunca podremos volver a ser, pero… ¿Y si pudiéramos seguir siéndolo? ¿y si pudiéramos vivir de nuevo todos esos recuerdos? ¿y si pudiéramos ser nosotros mismos otra vez pese a habernos despedido de nuestro cuerpo?

La inmortalidad nos suena a ciencia ficción, pero hay quien se ha atrevido a ponerle fecha: 2045. Es el plan del empresario y millonario ruso Dmitry Itskov, que defiende que en poco más de 20 años podremos soñar con una vida eterna en forma de avatares. El plan es descargar tu cerebro, hacer una copia digital y convertirla en una simulación por ordenador. Es decir, resucitar y vivir de nuevo en un servidor de datos. Antes de tachar a este emprendedor de loco, conviene decir que detrás hay un equipo de científicos dispuestos a intentarlo. El mismo horizonte vaticina Ray Kurzweil, director de Ingeniería de Google.

Hay incluso empresas que han nacido con este fin, como laestadounidense Nectome, fundada por graduados del MIT y con el soporte económico de la incubadora de Sillicon Valley Y Combinator. Su objetivo es preservar cerebros usando un proceso de embalsamamiento de alta tecnología para que en un futuro se pueda descargar la mente en un superordenador. Una oportunidad también para tener a nuestro alcance la sabiduría de generaciones anteriores.

La conservación de cerebros es un tema recurrente en el séptimo arte, la literatura futurista o las series de televisión. Una de las que mejor recoge el ideal de estos visionarios es Upload (Amazon Prime Video), que estrena su segunda temporada el 11 de marzo. Ambientada en el año 2033, cuenta la historia de un joven programador que sufre un accidente con su coche y, para no morir en quirófano, decide descargar su mente e insertarla en un entorno virtual que ha hecho posible la inmortalidad.

Puede que el transhumanismo corra el peligro de convertirse en una especie de religión tecnológica que se aproveche de nuestro miedo a morir, pero hay quien da por hecho que la inmortalidad llegará algún día (aunque sea muy lejano).

Tanto en la ficción como en la vida real, la parte más espeluznante del proceso -de momento- es que el embalsamamiento del cerebro es letal, pero este debe estar vivo, por lo que el plan solo es viable en el caso de muerte asistida en enfermos terminales. Y es en este punto es donde empiezan a saltar todas las alarmas.

El propio MIT, que en un principio aprobó financiar la investigación de Nectome, salió de la foto hace cuatro años con un comunicado. “La neurociencia no ha avanzado lo suficiente como para saber si algún método de preservación del cerebro es lo suficientemente potente como para preservar todos los tipos de biomoléculas relacionadas con la memoria y la mente. Tampoco se sabe si es posible recrear la conciencia de una persona”.

Pero precisamente es en la incertidumbre donde se escudan estas empresas. Lo que se cuece ahí arriba es igual de misterioso que el contenido de una caja negra. Así que, si el modo en el que trabaja nuestro cerebro es algo que la neurociencia todavía no ha podido explicar… ¿Por qué tachar algo de imposible?

Nuestro cerebro integra unas 86.000 millones de neuronas, células interconectadas y especializadas en la recepción de estímulos. Es el órgano que nos permite contemplar y tener conocimiento del mundo y de nosotros mismos a través de la consciencia, pero comprender su actividad mental a través de su estructura biológica sigue siendo un misterio. ¿La razón? Que cada cerebro es único, al igual que su forma de almacenar la información.

La fase inicial es un registro automático, pero no lo es su codificación posterior: de todo lo que sensorialmente somos capaces de captar, seleccionamos e interpretamos esa realidad de acuerdo con vivencias pasadas, ideas, creencias… En ese proceso que modula qué, cuánto y cómo recordamos, pueden influir incluso las horas de sueño o si la persona ha tenido un mal día.

“El cerebro es nuestra esencia. Ahí está todo. La abstracción, la imaginación, los pensamientos… Todo es producto del cerebro y sus circuitos y conexiones, pero cómo todo eso da lugar a ese proceso cognitivo es un misterio”, explica Javier de Felipe, neuroanatomista del Instituto Cajal del CSIC en Madrid y coordinador del programa Cajal Blue Brain, integrado en el Blue Brain Project, una iniciativa de origen suizo fundada por el profesor Henry Makram en 2005. El objetivo, partiendo del cerebro de un roedor y terminando en el humano, es elaborar el modelo digital más detallado hasta la fecha de la arquitectura y las funciones cerebrales.

¿SE PUEDEN CODIFICAR LAS EMOCIONES?

El primer reto está en mapear ese proceso y conocer exactamente cómo se llega de ese sustrato físico de células interconectadas a nuestro mundo mental, a nuestros sentimientos y nuestra memoria, porque son esas conexiones las que definen quienes somos. Pero, ¿es posible replicar la complejidad de un cerebro humano, es posible codificar la belleza, el amor, la tristeza, la intuición, la forma en la que disfrutas de un atardecer?

“Todo hombre es escultor de su propio cerebro, te vas adaptando a las nuevas circunstancias y generas nuevas conexiones, todo va cambiando. La información del cerebro es dinámica. ¿Cómo se guarda algo así?”, se pregunta De Felipe.

Según Randal Koene, director científico de la iniciativa del ruso Itskov, “el cerebro convierte las entradas de información y los datos sensoriales en respuestas, en nuestro comportamiento. Y lo hace por medio de la computación”. Ese es el punto de inicio de la teoría de la transferencia de cerebros a un superordenador.

“Nuestro cerebro es una máquina, sí, pero creada por la naturaleza. Es verdad que en la reconstrucción cerebral se ha avanzado mucho en muy poco tiempo, surgen tecnologías y técnicas que hace 20 años se pensaba que eran un sueño. Lo que era ciencia ficción hace dos décadas ahora es una realidad“, defiende De Felipe.

El problema es que los avances en este campo son lentos. El proyecto del conectoma humano se puede comparar con el del genoma humano, que se consiguió en 15 años, pero los neurocientíficos lo tienen algo más complicado que los genetistas, por el volumen de datos y porque casi todo lo que se sabe se basa principalmente en experimentos con animales.

El laboratorio del neuroanatomista De Felipe es uno de los pocos donde se están estudiando a nivel micro estructural las neuronas del cerebro, la sinapsis… Ahora mismo están reconstruyendo el cerebro de un ratón y en unas semanas viaja a Suiza, donde están empezando a reconstruir un circuito cortical humano basándose en datos de autopsias, modelos matemáticos y simulaciones que van reproduciendo en un circuito in silico.

“La columna cortical es una unidad de funcionamiento de la corteza cerebral de apenas 3 milímetros de largo por 1 mm de ancho, y hay miles en el cerebro”, explica Manuel Martín-Loeches, catedrático de Psicobiología y responsable de la Sección de Neurociencia Cognitiva del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos. “Puede que muchas de las conexiones sean prescindibles o redundantes y que una buena simulación de un cerebro no necesite todas, pero estamos muy lejos de conseguir meter la totalidad mínimamente necesaria de un cerebro en un ordenador, aún no existe un soporte suficiente para tanto dato. Puede ser factible tener los recuerdos de una persona o su sabiduría en un ordenador, pero es algo lejano”, añade.

Abordar la investigación de forma interdisciplinar es clave, al igual que compartir datos a nivel global. Así, no es casual que firmas como IBM estén muy presentes en proyectos como el Blue Brain, activo en varios países europeos. Hace falta un poder de computación enorme, al igual que la suma de otras disciplinas: ingenieros que trabajan con imágenes, matemáticos, expertos en fisiología, anatomistas…

Pero aún resolviendo todos estos retos, ¿podríamos despertarnos en un mundo virtual y sentirnos nosotros mismos? Algunos de los mayores investigadores en el campo de la consciencia, como Christof Koch, defienden que si internet fuera todavía más complejo podría generar procesos conscientes.

“Hay que tener en cuenta que nuestro cerebro está dentro de un cuerpo con el que se comunica. Un cerebro aislado… ¿Cómo va a funcionar? Le faltaría toda la información sensorial, visual… Puedes poner electrodos en la corteza visual y generar imágenes o recuerdos mediante estímulos, pero no estarías en tu entorno natural”, opina de Felipe.

CÓMO RESERVAR TU ‘PLAZA’ EN LA NUBE

Desde la empresa española de neurotecnología Bitbrain señalan que si el objetivo es poder descargar tu cerebro en otro sistema para seguir viviendo al margen de tu cuerpo, la experiencia sería decepcionante. “No serías capaz de experimentar el mundo de la misma forma y seguramente acabarías teniendo serias dudas del significado de toda la información almacenada de tu yo anterior. El cerebro es una parte fundamental de nuestro yo, pero no es lo único que nos hace ser lo que somos. La persona que volvería a vivir no sería la misma“.

Muchos etiquetan el trabajo de firmas como la de Nectome de fenómeno comercial, parecido a la criogenización de cadáveres con el fin de resucitarlos en un futuro, algo que se lleva ofreciendo décadas en el mercado sin que se hayan solucionado muchos de los daños que la propia técnica produce en los tejidos.

“En un mundo capitalista a veces quizás un tanto desbocado, muchas cosas sirven para hacer negocio sin que el cliente realmente se lleve nada a cambio, y este podría ser el caso. Es verdad que los objetivos y las consecuencias a largo plazo de muchos de estos negocios pueden ser muy beneficiosos para la humanidad. El mundo funciona así”, concluye Martín-Loeches.

También habría mucho que decir sobre el dilema ético que supondría meterse en la mente de una persona. ¿Habrá ley de protección de datos capaz de proteger algo así?

De momento, en la lista de espera de Nectome ya hay 25 personas que han reservado su plaza en el más allá virtual por el módico precio de 10.000 dólares. Suponemos que reembolsables llegado el caso, claro.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link